Hay un ritual que en cada boda, el fotógrafo acaba participando: vestir al novio. Sin duda, acabamos siendo los guías en ese momento tan importante para él. Problemas que se encuentran en gran medida, la corbata sin hacer, no saben como van los gemelos, los tirantes encima o debajo del chaleco, etc…

Ahí entra el fotógrafo o videógrafo. A veces tenemos que interrumpir la escena que estamos fotografiando para decirles a los involucrados (novio, hermano, hermana, madres o padres, etc…) como va aquello o lo otro.

Esta fotografía es de una de nuestras bodas, justo antes de comenzar con el ceremonial de explicarle al novio como debe vestirse y en que orden vamos a ir colocándole cada prenda.

No somos expertos en moda, pero al final acabamos sabiendo mas de vestimenta que algunos modistos, y no!, no vamos a decir nombres!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *